Blog
20/06/2017

Colocar correctamente las sondas magnéticas

Los rallys de regularidad se caracterizan por qué los participantes deben realizar un recorrido determinado en un tiempo lo más cercano posible al establecido por los organizadores. Cuanto menor es la diferencia, mejor puntuación se le otorga al competidor, y el que obtiene mejor puntuación al completar las etapas es declarado ganador de la carrera. Por ello es necesaria mucha pericia y buenos aparatos de precisión que funcionen correctamente.

Uno de los elementos importantes son las sondas, sean magnéticas o inductivas, pero en cualquier caso su correcta colocación dependerá del buen funcionamiento y la precisión del dispositivo. Vamos a hablar en este artículo sobre las sondas magnéticas.

En numerosas ocasiones recibimos consultas de porque una sonda instalada que estaba funcionado, de repente, ha dejado de funcionar. Una vez hechas las investigaciones y preguntas necesarias, vemos que en un 99% de las ocasiones tanto la sonda magnética como nuestro Blunik II funcionan perfectamente. Entonces, ¿qué ha fallado? Para entender un poco más el problema explicaremos brevemente como trabaja una sonda magnética.

Uno de los elementos que compone una sonda es el disponer de un sensor que detecte en la dirección paralela al campo magnético a una determinada distancia. Sus características omnipolares permiten la activación del sensor por un polo norte o sur y permite medir la inducción magnética en regiones donde hay presencia de campo magnético. Por ello, cuando proporcionamos una sonda, lo hacemos con un elemento que posee un campo magnético: un imán.

El imán es de neodimio NdFeB en forma de disco pequeño y posee 3360 Gauss con una fuerza de sujeción de 0,5 Kg. No obstante, dependiendo de ciertos factores, el imán puede perder sus propiedades magnéticas y, por tanto, ni permitiría la activación del sensor ni el funcionamiento correcto del dispositivo Blunik II. Es por ello que la colocación de este imán es la clave para que todo funcione correctamente.

La mayor parte de los imanes de neodimio del tipo N pierde una parte de su magnetización a partir de los 80ºC de manera permanente. Por el contrario, un enfriamiento intenso (p. ej. nitrógeno líquido) no causa daño alguno a los imanes de neodimio.

Si un imán supera su «temperatura de uso máxima», este perderá parte de su magnetización. Así pues, se adhiere con menor fuerza, p. ej., a una placa de hierro, incluso después de que se haya vuelto a enfriar. A partir de una temperatura determinada, denominada «temperatura de Curie», no quedará remanencia magnética alguna.

Un disco de freno puede alcanzar entre los 300°C a 500°C en su proceso de frenado, por lo que un imán adherido al disco perdería rápidamente su magnetización. Así pues, no parece una buena idea colocar los imanes en los frenos de disco o en cualquier otro lugar que alcance temperaturas elevadas, sino realizar un soporte donde tener el imán ventilado en todo momento lejos de altas temperaturas para garantizar sus propiedades magnéticas permitiendo al dispositivo Blunik II leer correctamente la activación del sensor de las sondas magnéticas.

Colocar correctamente las sondas magnéticas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: